Proyecto País: Las Claves de mi propuesta

Estamos a un paso de entrar al grupo de naciones desarrolladas, pero también a un paso de caer a un abismo como algunos de nuestros países hermanos.

Contemplando las oportunidades y amenazas, durante mi pre-candidatura presidencial por el PRD, hice una serie de propuestas de cara al nuevo gobierno que iniciará 2019. 

Despliega para conocer  los planteamientos por área ⇓

La institucionalidad quedó en el pasado. El país requiere cambios constitucionales que potencien y revitalicen nuestras instituciones, hoy agotadas. Los tres órganos del Estado requieren repensarse. En consecuencia:

    • Al Órgano Judicial y el Ministerio Público hay que dotarlos de independencia financiera, asignándole cada año un porcentaje del Presupuesto Nacional, sujeto al Producto Interno Bruto.
    • El método de escogencia de los Magistrados debe basarse en la integridad y experiencia, para garantizar su posterior independencia de criterio en sus decisiones.
    • El rol de la Asamblea Legislativa requiere adecuarse a su principal objetivo, que es la aprobación de leyes nacionales, mediante la elección de Diputados Nacionales y Provinciales.
    • La responsabilidad de los representantes de Corregimiento se debe concretar a representar y responder a las necesidades de sus comunidades mediante el fortalecimiento de la descentralización administrativa y financiera de los gobiernos locales. Para ello, el Organo Ejecutivo dotará a los Representantes de los recursos suficientes y directamente del Ejecutivo para solucionar los problemas de su comunidad.

  • Moderar los poderes del Ejecutivo para asegurar un balance efectivo entre los tres Órganos del Estado.

Una población educada representa el más importante recurso para el Panamá del futuro. Por eso, la Educación debe elevarse a política de Estado.

Esto sería a través de la creación de un Ente Independiente, que tenga garantizada su autonomía con la asignación directa de un porcentaje de los ingresos anuales del Canal, cuyo objetivo sea la promoción de la excelencia educativa. Este organismo rendirá cuentas al país respecto al mejoramiento anual efectivo del sistema educativo.

El Régimen de Seguridad Social necesita una re-ingeniería. Las prestaciones de Salud deben separarse de las obligaciones de invalidez, vejez y muerte. Ambas requieren administrarse separadamente y bajo un criterio de rentabilidad.

El suministro de Agua no debe ser privatizado ni corporatizado.

Pérez Balladares propone desmembrar al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) en 5 empresas públicas estructuradas geográficamente: Área de Panamá Centro y San Miguelito, Área de Chorrera/Arraijan, Área de Colon, Área de Provincias Centrales y Área de Chiriqui/Bocas. Todas auto sostenibles en Administración, Extracción/Potabilización, Distribución, Facturación y Cobros, de acuerdo con el enfoque de la Descentralizacion.

La Seguridad es un tema de Estado que requiere de la participación permanente de la ciudadanía y el Gobierno. Desde políticas de prevención del Delito, que se inician en la etapa formativa de los ciudadanos, hasta su etapa participativa a nivel comunitario.

Es en la comunidad donde las fuerzas del orden deben enfocar su participación primaria mediante asignación permanente de personal y refuerzos. La etapa represiva debe garantizar la certeza del castigo.

En el campo económico, la agricultura requiere que el Gobierno vuelva al Campo con políticas de apoyo directo en el aspecto de asistencia técnica, de apoyo financiero de la banca local a la siembra y cosecha, en la construcción y mantenimiento de vías de producción y en la asistencia en el mercadeo de productos. El Gobierno no permitirá la importación de productos durante tiempos de cosecha nacional. Asegurar la seguridad alimentaria es prioritario.

Nuestro crecimiento económico debe ser sostenible, en consonancia con las realidades de nuestro cambiante entorno; pero siempre debe llegar a todos los ciudadanos del país.

Es imperativo lograr que la distribución de la riqueza pase de ser una frase trillada a una realidad. La única manera de lograr esto en inyectarle capital a los sectores productores y brindarle las condiciones junto con el sector bancario y de la mano del sector privado para lograr su máximo desarrollo.

Ordenar la casa y poner las reglas claras en materia de inversión extrajera la cual depende de la seguridad jurídica que Panamá le pueda ofrecer además de los muchos incentivos que en armonía con las nuevas reglas hacer del país un atractivo para la inversión.

Panamá debe exigir en materia económica y fiscal igual de condiciones y trato como el resto de los países suscritos a convenios y organizaciones internacionales. Ni más ni menos.

La cultura en nuestro país ha sido olvidada ejemplarmente en su desarrollo económico. La cultura es una fuente directa de ingresos al sector turismo, es su atractivo natural. Panamá como país con una posición geográfica privilegiada ha sido bendecida con una convivencia de diferentes culturas sobre un mismo suelo, tenemos que invertir en el capital humano dentro del INAC como darle preponderancia a la institución brindándole autonomía y presupuesto.

El panameño es un pueblo trabajador y es necesario brindarle todas las herramientas para que pueda competir de manera equitativa con extranjeros para las plazas de empleo mejor remuneradas. La educación de calidad es clave para lograr este objetivo. Sin embargo, en materia de trabajo la generación de empleos mediante la ejecución de obras públicas de gran escala es un mecanismo directo para colocar en puestos de trabajo a esos ciudadanos hoy desempleados por la falta de ejecución del presupuesto estatal hoy día. Tenemos que brindarles las condiciones a nuestros ciudadanos por igual y crear leyes para equiparar el salario de un hombre y una mujer, es una obligación romper con esa discriminación salarial que existe increíblemente en estos tiempos.

El régimen de seguridad social necesita una reingeniería. Las prestaciones de Salud deben separarse de las obligaciones de invalidez, vejez y muerte. Ambas requieren administrarse separadamente y bajo un criterio de rentabilidad.

La fuente más importante de distracción para nuestros jóvenes que contribuye a la formación de pilares como la competitividad, valores cívicos y salud está en el deporte. Panamá ha tenido muchas glorias en el deporte de alto rendimiento a nivel internacional y la mayoría ha tenido que luchar muy duro para cumplir con sus rutinas de entrenamiento no solo por el poco apoyo económico sino también de infraestructuras adecuadas y de primer mundo. Debemos enfocarnos en rescatar las infraestructuras enfermas dotándolas de lo necesario para hacer de ellas centro de formación de profesionales integrales en sus disciplinas. La inversión en un centro de alto rendimiento es necesario y urgente como también lograr los acuerdos internacionales para el intercambio de conocimiento, mejores prácticas y tecnología para multiplicar las posibilidades de nuestros atletas.

Deja un comentario

Menú de cierre