¿Hasta dónde penetró el narcotráfico en Panamá?

Esta mañana durante una entrevista Sin Rodeos con Alvaro Alvarado, el expresidente Ernesto Pérez Balladares señaló que no creía que todos los órganos del Estado estuvieran infiltrados por este flagelo. Considera que esto se está dando particularmente en la Asamblea Nacional.

El comentario surge a propósito de la situación que se vivió este fin de semana con el ajusticiamiento de una persona en un centro comercial de la capital. “Es evidente la vinculación de algunos diputados con personas que han fallecido, que han sido asesinadas por el narcotráfico”, expresó Pérez Balladares, para quien esto debería encender las luces rojas. A su juicio, es momento de realizar importantes reformas que nos permitan tener una mano más dura que la que hemos tenido en los últimos años. La tarea comenzaría por fortalecer tanto a la Policía Nacional como a la Procuraduría General, bajo la óptica de comprender que hay diversos grados de delincuencia, y también en lograr una total coordinación entre estas instituciones.

Crisis mundial, COVID y minería

A la pregunta de Alvarado sobre la posición de Panamá frente a los acontecimientos mundial, el exmandatario señaló que espera podamos mantenernos neutrales. Sin embargo, mostró preocupación por el impacto que está recibiendo el país ante la huida de miles de ciudadanos de diferente regiones que buscan una mejor vida. Si bien esto requiere de muchas consideraciones humanitarias, su paso por nuestras fronteras termina siendo una carga importante para el Estado panameño.

En cuanto al tema salud, para Pérez Balladares el gobierno ha abordado el reto del COVID relativamente bien. Aún considera que fue un error haber cerrado por completo el país, pero destaca que se ha manejado bien desde el punto de vista de vacunación. Celebra que estamos cercanos a lograr la inmunidad de rebaño.

Sin embargo, llamó la atención sobre el hecho de que la salud no solo es la pandemia, “eso es coyuntural”. Puso sobre la mesa otros problemas que deben ser atendidos con urgencia, como por ejemplo agilizar la compra de medicamentos. ¿Qué cuesta llegar a un entendimiento con el sector privado para mejorar el servicio de salud que estamos dando en Panamá? Si el paciente no puede solucionar su problema en la Caja del Seguro Social, lo podrá hacer en el sector privado, reflexionó.

En cuanto al tema económico, reitera que tomará más tiempo volver a las buenas condiciones que teníamos antes de la pandemia. Pronostica que este 2021 creceremos hasta el 6% y no al 12% como han dicho algunos organismos internacionales. Destaca que se debe tomar en cuenta la cantidad de empresas que tuvieron que cerrar y la realidad de que no podemos pensar en la reactivación por vía del sector de la construcción. “Estamos obligados a buscar nuevos mecanismos de reactivación económica”, dijo. 

Sobre el asunto de la polémica por el contrato minero que está sobre la mesa actualmente, el expresidente señaló que el Código Minero de Panamá autoriza al Ministerio de Comercio a otorgar directamente concesiones. Hizo un recuento de una serie de situaciones que se dieron entre 1969 y 1997. Calificó de “afortunado” el fallo judicial contra el contrato otorgado porque eso abrió la posibilidad de renegociar. “Se puede mejorar entonces la posición del país. No hay que inventar la rueda. Veamos lo que ha pasado en otros países que explotan la minería de cobre. Ellos reciben entre el 30 y 50% de las ganancias de esas minas. Ahí están los parámetros claros de lo que el Estado panameño puede exigir. Este es un recurso nuestro, no de la minera”, afirmó. 

Tecnocracia y política

Para Pérez Balladares la solución de los problemas nacionales y la construcción del futuro hoy más que nunca dependen de tener un objetivo de país. Uno que todos los miembros del equipo gubernamental puedan ver y en consecuencia trabajar para eso. Se necesita el conocimiento técnico y la capacidad política para poder explicarle a la nación lo que se está haciendo. Cree que hace falta dirección en la actual administración y tomar consciencia de que hay que darle seguimiento a las cosas que se inician para no abandonar injustificadamente, solo por burocracia, los recursos del pueblo panameño.

Para Pérez Balladares el PRD que tenía liderazgo durante su Presidencia ya se jubiló y por eso no se ve en la actual administración la dinámica que permitió al país progresar entre 1994 y 1999. “Hay gente muy capaz, pero el tema es que a lo mejor no es del grupito” de uno u otro y por eso no le dan la oportunidad para ejercer el gobierno. Agregó que “tenemos el compromiso de modernizarnos, pero estamos caminando al revés. ¿Qué justificación hay para que se sumen 30 millones de dólares a la Asamblea Nacional en estas circunstancias? Si tu no puedes corregir el clientelismo de la elección de los diputados, entonces cambiemos la forma como se eligen”. Necesitamos reformas constitucionales, y si esta no es aceptada por asamblea, debe ir a un referéndum. Hay que tomar decisiones radicales y revolucionarias, señaló.

Responsabilidad

¿Para dónde vamos en 2024? Vamos a tener una situación difícil. “Se tendrá que escoger entre lo malo y lo peor”. Es la acumulación de lo malo de los últimos tres gobiernos, con el agravante de que la actual administración tampoco ha tenido la capacidad para superar los problemas, señala Pérez Balladares.

Dijo además que los medios de comunicación también tienen mucha responsabilidad en toda esta historia. “No podemos estar permanentemente descalificando a los actores políticos. Si no se tiene manera de demostrar las denuncias públicas, entonces no lo haga porque se está creando un caldo de cultivo para que nadie crea en nada”, señaló que son tan responsables los actores que hacen mal las cosas como los que acusan sin pruebas.

Pérez Balladares abogó para que en el corto plazo se de un entendimiento nacional que permita establecer reglas aún más claras para castigar quienes incumplan las leyes, una profunda reforma del estado panameño y una educación que nos enseñe a ser ciudadanos y no clientes. Aspira a que se despierte el “civismo”, querer tanto a tu país como para decir tanto las cosas buenas como las cosas malas.

Deja una respuesta