La premonición de los juguetes

El patio de aquel hogar servía de trinchera, campo de béisbol, de pista de carros de carrera y de cuanta cosa saliera de la imaginación de una tropa de grandes amigos de 6, 7 y 8 años de edad. Era un espacio que, al terminar la tarde, quedaba repleto de risas, buenos recuerdos y toda clase de artilugios regados por el piso.

Un día, aquel ritual de diversión infantil llegó a su fin cuando regresó del trabajo el señor de la casa, padre de «Ernestito» y Mario. Era momento de poner orden y prepararse para las horas de descanso. Así que, con la autoridad que solían tener los papás en los años 50, pidió al mayor de sus hijos, Ernestito, que se encargara de recoger el desorden. No tendrían mucho tiempo para hacerlo, solo el que le tomaría al padre cambiarse de ropa.

Pasados algunos minutos, el señor de la casa regresó a supervisar la ejecución de su orden. ¡Oh sorpresa! Claro que se estaba cumpliendo; pero sólo por el afán de los compañeros de juego de Ernestito, porque el chiquillo de 8 años de edad solo se limitaba a dirigir.

¿Cómo es posible que pongas a tus amigos a hacer la tarea que te di?, cuestionó el padre. Ernestito respondió sin vacilar: «Nací para mandar, no para obedecer«. Aquella reacción espontánea, quizá vista en esos días como irrespetuosa y soberbia, podría considerarse una premonición…

Y es que, cuatro décadas después, las responsabilidades de la adultez llevó a aquel niño a enfrentara diversas y complejas situaciones desde verdaderas trincheras. Una de ellas: asumir la Presidencia de la República de Panamá durante un difícil proceso de reconstrucción que vivía el país, producto de la invasión que ejecutaron en la nación del istmo 26 mil soldados de las unidades de élite, de los comandos navales, del ejército y la 82ª División Aerotransportada de los Estados Unidos para capturar al general Manuel Antonio Noriega.

Despliega para leer más ⇓

El hijo del médico Ernesto Pérez Balladares y María Enriqueta González Revilla Delgado, el niño osado de esta historia, nació el 29 de junio de 1946 en la ciudad de David, provincia de Chiriqui, al oeste de la República de Panamá. Tres años y cuatro meses después llegó al mundo su hermano Mario.

La familia vivió un largo tiempo en Boquete. Doña María Enriqueta diría luego, en una entrevista que le hiciera el diario La Prensa como madre del mandatario electo en 1994, que “era un pueblo pequeño, teníamos muchos amigos. Nos encantaba el campo. Fue una época muy feliz“. Así que es fácil entender porqué en las anécdotas infantiles del presidente Pérez Balladares se pueden encontrar grandes aventuras montando caballo o bañándose a las 6:00 de la mañana en una piscina de agua fría, en la casa de su tío materno Lalo.

De aquellos días de juguetes regados en el patio proviene el apodo por el que hoy todos lo reconocen: El “Toro”. Así le decían sus primos de la ciudad – por ser un niño grande, fuerte y de carácter – cuando los Pérez Balladares González-Revilla visitaban a sus familiares en la capital. “¡Ahí viene el toro chiricano, ganado bravo!“, decían para anunciar su llegada.

En estos tiempos del Siglo XXI un psicólogo diría que esa noción de “Ernestito” de haber nacido para mandar y no para obedecer no es otra cosa que una muestra de que tenía clara su capacidad de liderazgo, algo que definitivamente le sirvió a lo largo de su trayectoria profesional y política.

En estos tiempos del Siglo XXI un psicólogo diría que esa noción de “Ernestito” de haber nacido para mandar y no para obedecer no es otra cosa que una muestra de que tenía clara su capacidad de liderazgo, algo que definitivamente le sirvió a lo largo de su trayectoria profesional y política.

Esa cualidad, esa habilidad para gestionar el éxito, ha sido y seguirá siendo una de las más preciadas por quienes les tocó escribir diferentes episodios de la historia de la humanidad. De ahí algunas frases célebres:

El liderazgo es el arte de conseguir que alguien haga algo que quieres porque él quiere hacerlo. Dwight D. Eisenhower.

El gran líder no es necesariamente el que hace grandes cosas. Es el que hace que la gente haga grandes cosas. Ronald Reagan.

La tarea del líder es llevar a la gente desde donde están hasta donde no han estado. Henry A. Kissinger.


Cuando le doy a un ministro una orden, le dejo que encuentre las formas de llevarla a cabo. Napoleón Bonaparte.

Deja un comentario

Cerrar menú