Petróleo: Saldando cuentas con México y Venezuela

Panamá adquirió su deuda petrolera dentro de un Convenio de Facilidades Crediticias conocido como el Acuerdo de San José, suscrito el 29 de julio de 1981, mediante el cual México y Venezuela suministraban petróleo a los países centroamericanos y del Caribe en condiciones ventajosas.

Para el momento en que Pérez Balladares llegó al Palacio de Las Garzas, el saldo pendiente con la nación azteca superaba los 130 millones de dólares, de los cuales unos 68,6 millones correspondían a capital y el resto a intereses. Mientras, con Venezuela la deuda llegaba a los 160 millones de dólares.

La administración de Pérez Balladares negoció primero con México una reducción de 50% del total del compromiso  con esa nación, que se había dejado de pagar en 1987, cuando atravesamos la gran crisis política y económica que nos llevó a la intervención militar de Estados Unidos el 20 de diciembre de 1989. El convenio de reestructuración se concretó con la visita del mandatario mexicano, Ernesto Zedillo, que ocurrió el 14 y 15 de febrero de 1996. Luego, tras la aprobación en Consejo de Gabinete de la cancelación de esta deuda, el primer abono se ejecutó el 14 de marzo de ese mismo año. El Banco Nacional de Panamá fue la entidad autorizada para la operación mediante el canje de deuda Brady a favor del Banco de México, en su cuenta del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Con Venezuela, también se acordó una reducción en el orden de 30%, llevando la deuda a 112 millones, la cual fue finiquitada durante este quinquenio. Es importante destacar que durante el anterior gobierno, de Guillermo Endara, Venezuela y México rechazaron las propuestas de restructuración de la deuda petrolera, que básicamente consistían en el repago a un plazo de 25 años, y cuya morosidad impedían a Panamá beneficiarse de las facilidades del «Pacto de San Jose».

Las obligaciones crediticias con México y Venezuela formaban parte de los planes del Gobierno para la reestructuración de la deuda pública de Panamá, calculada en 7.326 millones de dólares para el momento en que Pérez Balladares asumió el poder.

Deja una respuesta

Cerrar menú